FANDOM


Circulos del infierno

Mapa del circulos del infierno

Los Círculos del Infierno son distintos puntos en el infierno, allí se hacen castigos dependiendo el pecado que hayan cometido. Estos son recorridos durante todo el juego, donde Dante debería viajar en su búsqueda para salvar a Beatrice; Virgilio ayuda a Dante guiándolo y explicando los detalles de cada uno.

Orden de los CírculosEditar

  • La Puerta del Infierno: Justo antes de que entrara al Infierno, Dante se encuentra puerta que permite el vínculo físico entre el reino mortal y el propio Infierno. Aquí es donde Dante se encuentra a Virgilio.
  • Ante-Infierno: Dante justo después de entrar a un círculo se encontraba un espacio en el cual penaban las almas que habían vivido sin cometer méritos ni infamias. Los inútiles, los indecisos, aquellos que a su paso por el mundo no habían dejado huella estaban condenados a correr sin reposo, desnudos, perseguidos por insectos y avispas que los picaban en todo el cuerpo. El ante-infierno se conforma de las zonas "Orillas del Aqueronte" y el "Río Aqueronte.
  • Limbo: Primer círculo del Infierno. En él se encuentran las personas que, no habiendo recibido el bautismo y siendo que nacieron privados de la fe, no pueden disfrutar de la visión de Dios, pero no son castigados por algún pecado.
  • Lujuria: Segundo círculo del Infierno; aquí se considera que empieza el verdadero Infierno. Aquí están castigados los pecadores incontinentes y en particular los lujuriosos: ellos son empujados por el aire, vencidos por la tormenta infernal, evidente contrapaso (por analogía) de la pasión que los abrumó en vida.
  • Gula: Tercer círculo del Infierno; aquí Dante y Virgilio continúan encontrando pecados incontinentes, en particular golosos: ellos están inmersos en el fango, bajo una lluvia incesante de granizo y nieve, y golpeados por Cerbero, guardián de todos los ínferos según la mitología clásica pero aquí relegado a guardián de solo el tercer círculo.
  • Avaricia: Cuarto círculo del Infierno; aquí los pecadores de incontinencia del cuarto círculo son los avaros y los pródigos, condenados a empujar enormes pesos de oro, divididos en dos grupos que cuando se encuentran se injurian: la grandeza del peso que los oprime simboliza la cantidad de bienes terrenales que acumularon o gastaron.
  • Ira: Quinto círculo del Infierno. Este círculo es el último en el cual se encuentran pecadores castigados por su incontinencia: aquí están los iracundos inmersos en el pantano del Estigia. Ellos estuvieron inmersos en el fango de su propia rabia, y ahora se golpean y se injurian eternamente. El custodio, también barquero sobre el Estigia, es Phlegyas, alegoría de la ira: su figura es tomada de la mitología, siendo él el rey de los Lápitas que incendió el templo de Delfos para vengarse de Apolo, que había seducido a su hija, como narran Virgilio y Estacio. Pese a que en la Divina Comedia se considera a la pereza como parte del círculo, el juego considera únicamente a la ira.
  • Herejía: Sexto círculo del Infierno. Aquí son castigados los herejes en sepulcros en llamas: la idea probablemente está tomada de la pena a la cual estaban castigados los herejes en los tribunales terrenales, es decir la hoguera, en cuanto el fuego era considerado símbolo de purificación y correspondía a la luz que ellos pretendían expandir con sus doctrinas. En el Infierno, los seguidores de cada secta están juntos, en contraste a la discordia y a la división que en cambio llevaron en la Iglesia, mientras que el sepulcro alude a la negación de la inmortalidad del alma.
  • Violencia: Al séptimo círculo se accede después de haber superado los restos de una grieta, provocada por el terremoto que movió la tierra al morir Cristo. Ella marca una neta diferencia de la parte superior del Infierno: de hecho los condenados de los últimos tres círculos son culpables de haber puesto malicia en sus respectivas acciones. El custodio del círculo es el Minotauro, que representa la «loca bestialidad», es decir la violencia que equipara los hombres a las bestias. Aquí son castigados los violentos, , divididos en tres grandes partes: Violencia contra otros, Violencia contra uno mismo y Violencia contra Dios.
  • Fraude: El octavo círculo aún castiga a los pecadores que usaron la malicia, pero esta vez en modo fraudulento contra los que no son de confianza. Tiene una forma muy peculiar que Dante describe con cuidado: está ubicado en un profundo foso en el medio del cual hay un pozo (la parte más profunda del Infierno); entre el banco y los pozos se excavan diez inmensa zanjas conectadas por acantilados rocosos que actúan como puentes (que, sin embargo, el de la sexta fosa se derrumbó por el terremoto que siguió a la muerte de Cristo)
  • Traición: El noveno y último círculo del Infierno castiga todavía a los culpables de malicia y fraude, pero esta vez contra quienes se fiaron. El noveno círculo está materialmente separado del precedente por un inmenso pozo, y en la estructura misma del poema está resaltado por la inserción de un "canto de pasaje", pero igualmente muy importante. En este pozo están castigados los gigantes.
Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons. 50px-Wikipedia_Logo_1.0.png